miércoles, abril 28, 2010

Una tarde de lluvia


Algunas veces mi hermana Leo y yo viajamos por el mundo de los recuerdos y nos remotamos a nuestra infancia, comparamos que diferente es de la de nuestros peques, yo no recuerdo que en nuestra mesa a la hora de la comida hubiera siempre un refresco (soda o coca cola, como gusten decirle), en casa se tomaba agua de frutas, de sandia, melón, guayaba, alfalfa, pepino, limón, siempre nos turnábamos para hacerla, mientras otra ponía la mesa, mientras otra de mis hermanas llegaba de la tortilleria con el kilo de tortillas recién hechas y mi madre cocinando, mientras las dos niñas mas pequeñas no dejaban de hacer ruido.

A la hora de la merienda no íbamos a la tienda a comprar unas sabritas o un producto de la marinela (donitas, mantecadas, etc.) no, es mas eso era un lujo, algo extraordinario comprarlas, por las tardes podría ser que comiéramos un dulce, unas gomitas, merendáramos unas galletas o un pan dulce de la panadería de la otra cuadra, sin embargo a mi mente vino este recuerdo, cuando pedíamos palomitas y por la tarde que mi padre regresaba del trabajo nos enviaba a la tienda a comprar las semillas de maiz y era todo un espectáculo ver como si estuviera realizando una operación de corazón abierto, como mi padre se preparaba para realizar una buena dotación de palomitas, el sabia en que punto calentar el aceite y vaciar la medida de semillas, esa medida que recuerdo era un pequeño platito de juguete de tupperware, mover hábilmente la cacerola para evitar que se quemaran y así repetía la operación varias veces, hasta que el creía que con esa cantidad calmaría el antojo de sus cinco hijas, recuerdo su paciencia al momento de estar haciendo esa maniobra y esquivarnos o tratando que no nos atravesáramos a su paso para que alguna gota de aceite no nos fuera a quemar, sin embargo ahí estábamos sentadas a la mesa esperando pacientemente que mi padre vaciara las palomitas en un bol para juntos ver televisión.

No se si será la lluvia pero este recuerdo lo vi tan nítido, de esos pocos que regresan a mi memoria y me gusta plasmarlo para no olvidarlo.

Hoy quiero palomitas y un vaso de agua de frutas

13 comentarios:

Marilú dijo...

Que bonito recuerdo, me lo imagine y claritamente vi como esperaban las palomitas.
Que lindo es tener recuerdos por que nos permite a veces olvidarnos un poco del presente y alocarnos con el futuro.
Saludos

NN dijo...

Comadre, no se que tiene el dia de hoy, que evocan esos recuerdos yo plasme los mios, pero me encanto su relato.

Saludos¡

Àngello dijo...

si amiga, dicen que hace mucho, pero muuuuuuuucho tiempo asi se hacian las palomitas, ami ya me tocaron de microhondas.

saludos.

Ángel dijo...

Marilu, es hermoso apreciar el presente y soñar con un futuro, pero los recuerdos del pasado, son los que nos permiten ser el día de hoy quien somos.

:D Saludos.

Ángel dijo...

Comadre Nelly, justo deje el mismo mensaje en tu blog.. ja, ja, sincronización, lluvia, recuerdos, que extraño, estaremos entrando a una dimensión desconocida (turu ruru turu ruru)

Saludos.

Ángel dijo...

Querido Angello, ahora resulta, "el joven y unos cuates", naaa deja tu este relato va a tener que ser enmarcado y explicarlo a los peques como un experimento cientifico, hoy en día simplemente meten una bolsa de palomitas al microondas y listo.

Ayy como todo ha cambiado y ya esta el blue ray, mp4 y donde quedaron los discos de acetato, las videocaseteras beta.

Saludos.

Bruja Bonita* dijo...

Querida nueva Comadre:

A mi me toco que mi mama nos hiciera de esas palomitas, ahora yo le hago a mi Hermosa Valecita pero en micro, ni hablar, asi pasa el tiempo.

Besos de la Bruja Bonita*

EL CUTY dijo...

Bonitos recuerdos, solo tengo una pregunta ¿un misero kilo de tortillas para tanta guerca? ¿Les alcanzaba? A mi se me hace que llegaba tu hermana mínimo con tres kilitos.

Alex dijo...

que padre recuerdo comadrita, a mi tambien me tocaron las palomitas en olla (nada de microondas!) e ir por las tortillas mientras mi mama acababa de cocinar... uuuujuuuu tiempos aquellos!

Ángel dijo...

Comadre Brujis, ni que decir comparas el antes y el despues, quien sabe que sucedera en 10 años, ya solo le aplastaras un boton a la bolsa y se haran las palomitas? yommi que rico

Ángel dijo...

Compadre Cuty, no me meta en apuros, muy apenas tengo recuerdos, ya eso es dificil, tal vez un kilo y medio, pero no friegue ya le pide mucho a mi cacahuate, acuerdese que siempre he padecido de bloqueo mental, que regrese un recuerdo ya es ganancia :D ja, ja. Ademas consideremos que comiamos como pajaritos....

prehistoricos :D

Ángel dijo...

Comadre Alex, que cosas eso de ser ochechentera, que diran nuestros hijos en 10 años mas.

:D hay que seguir grabando recuerdos para despues platicarlo a la siguiene generación.

Saludos y esperando sigas mejor de animo. Un abrazo.

pakito dijo...

Orale, pos si yo soy de los que aun compra las bolsitas de maiz Palomero, me gusta mas hacerlas en el sarten, las de micro como que no... Acaso stoy Out?