viernes, noviembre 27, 2009

Y me quejo de las telenovelas


Es extraño las cosas que pueden venir a tu mente, recordé a alguien, pero no recuerdo su nombre, recuerdo algunas cosas e ignoro porque el día de hoy me vinieron a la mente, desde hace unos años supe de mi bloqueo mental, pero pensé que era pasajero, algunas veces he pensado en consultarlo, pero me da miedo que si un día quitaran el bloqueo recordara cosas que no deseo, así que mejor he dejado que los recuerdos fluyan cuando les de su regalada gana, así que ahí va uno que recuperé el día de hoy:

Recuerdo que tenia 13 años, era la época de la secundaria, había un chico que me gustaba, por supuesto era el carita del salón, el mas carismático, el guapito, el popular, yo sin embargo solo era su amiga, para mi era mi amor platónico, algunas veces pensaba que era reciproco, por sus atenciones para conmigo, pero después lo veía platicar con otra niña del salón y me daba cuenta que andaba tras sus huesitos, esa niña –obvio no recuerdo el nombre – era la mas nice, era hija única y por lo tanto siempre andaba mejor vestida que el resto, aun cuando todas íbamos con uniforme ella lo lucia mas con su cuerpo ya de mujer a comparación de algunas en las que me incluyo tardamos mas en desarrollarnos, bueno no me quejo si alguien me hubiera dicho que iba a ser copa D en aquel entonces no me la creería, ja, ja, recuerdo que en una fiesta los encontré besándose y se me quebró el corazoncito. El tiempo transcurrió y yo seguí mis estudios en un colegio exclusivo para señoritas, una noche sin embargo fue a casa a buscarme, si así es, ese chico seguía igual de guapo, solo que ya mas adulto ya casi con 17 años de edad, ya no tan niño, tal vez él siguiera siendo el mismo, pero yo ya no era la misma, recuerdo que mi largo cabello lo había cortado a la altura de los hombros, fue algo que el hizo mención, me dijo: pensé en verte y te recordaba con tu cabello largo, el iba acompañado de otro compañero de la secundaria, con el cual siempre tenia una eterna competencia, porque era el niño nerd que sacaba 10 en todas las calificaciones, creo que solo en física era donde yo le había podido ganar, después de platicar un rato me di cuenta de que ridículo había sido mi enamoramiento, era un niño vacío, nada inteligente salía de su boca, sin embargo me pidió ser su novia, si por fin mi sueño realidad el niño mas popular me pedía ser su novia y sin embargo le dije no.

El tiempo siguió transcurriendo y por cuestiones del destino mi tercer trabajo en una maquiladora de productos publicitarios, conozco a Sonia quien vivía cerca de mi casa, estaba comprometida, era tal vez unos tres años mayor que yo, fui conociendo a su novio quien pasaba por ella con regularidad, me gustaba platicar con ambos, algunas veces Sonia estaba ocupada y yo platicaba con su novio esperando que ella saliera de la oficina del jefe para ya cerrar el changarro e irnos, algunas veces nos íbamos los tres en el camión pues vivíamos por el rumbo, un día me pregunta si conozco a cierta persona – si a ese niño de la secundaria, vamos a llamarle Jorge – resulta que había sido su novio por dos años y me empieza a platicar que la buscó nuevamente, pero que ella no quería saber nada de el, pues era una persona problemática que hasta la cárcel había dado, que era muy posesivo con ella y por eso habían terminado, sin embargo entre platica ella comentó de su trabajo y de su compañera y el le dijo que me conocía, reconocí en su voz un tono de celos por parte de ella, pero no entendí porque, yo nunca había tenido nada que ver con Jorge y ella ya estaba comprometida para casarse con otra persona.

Al tiempo mi amiga Patty entró a trabajar para cubrir a Sonia, así que ahí estábamos las tres. Sonia a punto de casarse, su novio seguía en su rutina, acompañándonos ahora a las tres en el camión. Sonia solo convivió con nosotras unos 4 meses, sin embargo no fuimos requeridas a su boda, se despidió de nosotras unas dos semanas antes de casarse para realizar los preparativos finales tranquilamente.

Como los sábados en la oficina era un día muy tranquilo, hicimos un rol para cubrir los sábados solo una persona, un fin de semana después de que a Paty le tocó hacer guardia ese sábado, siendo ya lunes me pregunta si yo había tenido algo que ver con el novio de Sonia, recuerdo mi asombro porque solo lo traté como amigo, me dice que el sábado por la mañana llamó, era el día después de su boda, llamó a la oficina llorando, al parecer estaba borracho y decía que quería hablar conmigo y solo repetía, no debí haberme casado con Sonia, cuando a quien amaba era a Ángel.

No se porque me vino este recuerdo a la mente, no recuerdo los nombres de todos los protagonistas de esta historia, no se que habrá sido de ellos, si ese matrimonio habrá funcionado, solo me quedé asombrada de todo el enredo de personas que nos conocíamos entre si y la frase que tan fácilmente puedes aplicar aquí “que pequeño es el mundo”.

5 comentarios:

Ángel dijo...

Algunas veces me viene el flash de un recuerdo y me imagino que estoy observando desde una ventana, como si no hubiera sido yo la que lo ha vivido, que extraño.

NN dijo...

Valgame ¡¡ que cosas, pero asi es la realidad supera la ficcion.

saludos, que tenga excelente finde semanita¡¡

Micky dijo...

Wow! Eso si esta de telenovelas!
Que tengas buen fin de semana.

yulicjah dijo...

waooo jajaj no pues sii
que abra pasado con algunas personas
la verdad con chavos ya sabes el amor platonico sigo en contacto y digo que bueno que nunca anduve con el jajajjajjajaj

te mando un saludo me gusto tu historia jejeje

pato dijo...

Wuuooo, que puedo decir ? Fantasticoooo.
Estoy segura que no duraron !

Comadrita un abrazo !