martes, enero 12, 2010

Anécdotas de una desconocida


Tenia 14 años, a pesar de mi edad en los años 70’s no era frecuente que una niña de 14 años fuera sola al centro de la ciudad, así que era toda una odisea usar el transporte que pasaba por casa cada 30 minutos, mi madre insistía en que tenia que despabilarme y comenzar a moverme sola, así que cuando Doña Cata iba al centro le pedía permiso a mi ama para que yo la acompañara, no se porque soy tan distraída, pero nunca identificaba los lugares por los que pasaba, en cierta ocasión íbamos rumbo al centro de la ciudad, cuando Doña Cata se levanta, ella había quedado sentada a varias filas delante de mi asiento, así que sin pensarlo inmediatamente me levanto y estando mas cerca de la puerta de salida al detenerse el camión en una parada, salgo yo disparada, cuando volteo a mi espalda y escucho a Doña Cata gritar: “pendeja, para que te bajaste, aun no llegamos”, así que con el corazón desbocado, empecé a correr tras el camión, mientras Doña Cata le gritaba al chofer que se detuviera mientras yo seguía tras el camión golpeando la puerta para que frenara, cuando vuelvo a subir al camión, mi aliento entrecortado, mi cara enrojecida, el calor subía a mis mejillas y la gente tratando de ocultar la risa y doña Cata gritando, fue cuando me di cuenta que si Doña Cata se levantó fue para cederle el asiento a una señora embarazada.

Hoy a mis 56 años siguen sucediéndome algunas cosas como estas, hace unos días andaba de compras y venia cargada con varios desechables para el negocio de comidas, cuando veo la camioneta de mi cuñado, así que sin mas me le atravieso, se detiene, subo a la camioneta cargada con todos mis tiliches, cuando volteo y veo a un anciano con escasos dientes y me dice con voz melodiosa, a donde vamos chiquita? De inmediato bajé corriendo.

Hoy me sigo preguntando, algún día dejaran de pasarme estas cosas?

9 comentarios:

Adriana dijo...

jajaja a tus 56 anos? es el alzheimer amiga :)

malhechecito dijo...

Ja ja ja me mato doña cata con lo que te dijo je je je, ya te imagino corriendo atras del camion je je je je, que risa.
Un saludo

Ángel dijo...

No se equivoquen, son anecdotas de una desconocida, ya espero llegar a los 56 algun día, pero todavia faltan muchos años. :D pero estas historias son las mas entretenidas, aquellas que te hacen doblar de la risa :D Saludos.

la MaLquEridA dijo...

De verdad que eres despistada, en una de esas el viejito se arranca y ¿a ver qué hubieras hecho?, jajajaja



Saludos.

EL CUTY dijo...

¡Anécdotas de una desconocida!... AJA... si seguro que si, como que conozco la estrategia esa... esas cosas le pasan a un amigo... JA JA JA JA... trata mejor posteándolas como “leyendas del oriente” chance te funcione... así le pasa a una amigo... JA JA JA JA.

Micky dijo...

Si ya decía yo que te veías muy jovén para tener 56 años.

Ángel dijo...

Es que se trata de la prima del vecino de una amiga :D ja, ja...

paztor dijo...

Jajajajajajajaja...

Creo que a todos nos llegó a pasar algo similar las primeras veces que ibamos al centro en camión. Era toda una odisea.

NN dijo...

jajaja jajaja genial, doña cata jajaja